Cómo saber qué color te favorece y a qué estación de color perteneces

Vestir bien no solo depende del estilo de las ropa que elijas. La tonalidad de las prendas es otra variable a tener en cuenta. No todo vale. Saber qué color te favorece te ayudará a sentirte bien, proyectar una imagen única de tu persona y, por supuesto, estar a la moda. Tu color de piel es clave en este sentido. Te recomendamos seleccionar tu fondo de armario en función de la tonalidad de tu propia piel.

Sin embargo, esta regla no tiene por qué usarse a rajatabla. Si amas un color que no es el mejor para ti, ¡eso no significa que tengas que dejar de usarlo! Puedes sacarle partido como complemento a tu estilo: destacando un cinturón, una bufanda, los zapatos o el bolso.

Si bien el color superficial de la piel puede cambiar con la exposición al sol, las reacciones a medicamentos o ciertas afecciones médicas como la rosácea, el auténtico tono de este órgano se determina estudiándola a fondo.

Lo primero que debes hacer es asegurarte de tener la piel limpia y libre de cosméticos o lociones. Si acabas de lavarte el rostro, espera entre 15 y 30 minutos hasta que desaparezca el enrojecimiento del lavado. Asegúrate de estar bajo luz natural para examinar el tono de tu piel, pues la iluminación artificial puede cambiar la apariencia de los matices de la dermis.

pantone piel
Angélica Dass realizó una preciosa paleta cromática con diferentes tipos de piel.
Un trabajo increible que podéis ver en su web

Determinar el tono de piel

Hay una prueba muy sencilla. Se trata de utilizar un papel blanco ordinario. Acércalo a tu rostro y compara el aspecto de tu piel en contraste con el papel. Si tu piel se ve amarillenta, verdosa o marrón claro, entonces es probable que tengas un tono de piel cálido. En caso de verse rosada o ligeramente azulada, tendrás un tono de piel fresco. Por último, si tu piel tiene un aspecto grisáceo o ceniciento, tu tonalidad es neutral.

En caso de padecer alguna afección cutánea como acné o haber tomado el sol para ponerte más morena, pídele a algún familiar o amigo que haga la prueba del papel en uno de los pliegues traseros de tus orejas. Esta zona es menos propensa a verse afectada por estas variables.

Por último, observa la piel de la palma de tu mano y echa un vistazo a las venas que se ven en ella y en la muñeca. Si tienen un aspecto azulado o morado, tu piel es fría. En caso de ser verdosas, tu piel es cálida. Si no eres capaz de diferenciar alguno de estos colores, el tono de tu piel es neutro.

Pero ¿cómo reacciona tu piel al sol? Las personas que se broncean fácilmente en lugar de quemarse suelen tener tonos de piel cálidos. Aquellas que se queman en lugar de broncearse tienen tonos de piel fríos, aunque hay mujeres de piel oscura como el ébano que no se queman y matices fríos. En el caso de tener la piel neutra puedes pertenecer a cualquiera de las dos opciones anteriores, pero nunca presentarás una apariencia singular de piel oliva, amarilla o rojiza.

Qué color te favorece según el tono de piel

Pieles frías o claras

Elija tonos que contrasten claramente con el tono de tu piel. Esto traerá algo de color a tu cutis. Los colores más oscuros como el marrón, el burdeos, el gris y el azul marino funcionarán de maravilla. Evite la abundancia de tonos pastel o colores suaves, ya que solo se fundirán con tu tonalidad personal.

Pieles color oliva o intermedia

Si tienes tendencia a broncearte en vez de quemarte al tomar el sol, tu tez es cálida. En comparación con las pieles claras, tú tienes la capacidad de adaptarte a un espectro más amplio de colores. Para agregar un poco de contraste, apuesta por tonos que sean un poco más brillantes u oscuros que el término medio. Evita usar tonalidades verdes o amarillos pues se parecerán bastante a la tonalidad de tu piel.

Pieles oscuras

El color más seguro para combinar con un tono de piel más oscuro es el blanco. Pero si quieres probar otros colores, los tonos claros de púrpura, rosa, melocotón, naranja, amarillo y verde te sentarán genial. Evite el marrón pues no contrastará lo suficiente con el color de tu piel y restará valor a tu atuendo.

A qué estación de color perteneces

Al tomar como referencia el color de tu piel, ojos y pelo, el mundo de la moda establece vínculos entre la paleta de colores y las estaciones del año.

Las estaciones de colores se dividen en cálidas y frías. La primera corresponde a los meses de otoño y primavera mientras que la estación de color fría se asocia con el verano y el invierno.

Con esta información ya lo tienes todo para correlacionar la tonalidad de tu piel con las estaciones de colores. Aprovecha este conocimiento a la hora de renovar tu fondo de armario y deja a todos deslumbrados con tu buen gusto a la hora de vestir.

Saber qué color te favorece y la estación de color a la que perteneces te favorecerá mucho las cosas a la hora de renovar tu fondo de armario.

 

Entradas creadas 75

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba